ARTÍCULOS DE LOS ACADÉMICOS

El auge del turismo gastronómico en España

Rafael Ansón

07/03/2016

Somos seres viajeros. Nuestra vida contemporánea no se concibe sin desplazarnos de un lugar a otro, sin ampliar nuestros horizontes y nuestra capacidad de entender el mundo. Como decía Mark Twain, “viajar es fatal para el prejuicio, la intolerancia y la estrechez de mente”. Y una de las mejores cosas que podemos hacer mientras viajamos es comer, algo que entienden muy bien los viajeros que nos visitan y que han convertido a España en uno de los destinos turísticos principales del planeta.
Por eso, el componente gastronómico del turismo de calidad constituye un producto prioritario y transversal del plan operativo anual de Turespaña. Se trata de un elemento clave en la estrategia de promoción internacional para este sector prioritario de la economía española.
En primer lugar, por su creciente peso en la demanda turística (14 % del total de turistas que nos visitaron en 2014 realizaron actividades gastronómicas, dos puntos más que el año anterior). Esta pasión por la cocina destaca especialmente en destinos de interior (nada menos que el 23 % de los turistas que visitaron Comunidades Autónomas no litorales realizaron actividades gastronómicas). Se trata, por lo tanto, de un elemento dinamizador de la economía española con un fuerte impacto en el sector de la hostelería.

Prestigio y reconocimiento de la gastronomía española
Por otro lado, la gastronomía es un atributo diferenciador de la Marca España, con un gran prestigio y reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional. Prueba de ello son los datos del Observatorio de la Cultura, que acaban de ser hechos públicos por la Fundación Contemporánea (FC), según los cuales la gastronomía es el campo de la cultura más valorado por la población (8,3 puntos) muy por encima de la moda o la literatura, que son las que le siguen en el ranking.
En ese sentido, la incorporación en Internet del espacio www.gastromarcaespana.es, debe contribuir no solo a incrementar el número de turistas que llevan a cabo experiencias gastronómicas en nuestro país sino, sobre todo, a incrementar el gasto por turista, una tasa que todavía no ha crecido quizá a los ritmos deseables.
En cuanto al número de turistas internacionales que realizan actividades gastronómicas y a la espera de que se conozcan los datos definitivos de 2015, en 2013 fueron aproximadamente 7,4 millones, un 32% más que en 2012; y, sobre todo, se elevaron a 9,5 millones en 2014, un 28,6% más que en 2013.

2015: Más turistas gastronómicos, más volumen de gasto
 
De 2015 solo hay datos del periodo de enero a agosto, 6,65 millones de turistas gastronómicos internacionales, un 2,8 % más que en ese mismo periodo del año anterior. Esos 6,65 millones gastaron 7.465 millones de euros un 2,1 % más, el 15,8 % del total. El peso relativo del gasto sobre el total es mayor que el peso por volumen de turistas. El gasto medio por turista que lleva a cabo actividades gastronómicas es superior a la media. Por destinos, Andalucía recibe el 34 % del total de los viajeros gastronómicos; Cataluña, el 22 % y Madrid, el 16 %. En cuanto a países emisores, Francia representa el 22 % del total, Reino Unido el 20 % y Alemania el 11 %.
En cuanto al turismo interno (es decir, a los viajes de españoles dentro de España), por razones gastronómicas, hubo 22,9 millones de viajeros residentes en 2012, un 11 % más. Representaban el 15,6 % del total de turistas residentes que viajan dentro de España y gastaron un total de 7.000 millones de euros.
En 2013 fueron 20,9 millones, es decir, un 9,6 % menos que el año anterior, como corresponde a la gravedad de la crisis. En 2014 vuelven a subir hasta 21,2 millones de viajes a cargo de turistas nacionales, un 1,5 % más que el año anterior, el 15 % del total de viajes internos. Además, estos viajeros gastaron 6.910 millones de euros, un 1 % más que el año anterior. Y los datos de 2015 han de ser previsiblemente mejores.

Un ocho sobre diez de valoración
En cuanto a los turistas internacionales, a todos, “la gastronomía es el tributo mejor valorado con una nota de 8 sobre 10”, según la Encuesta de Hábitos Turísticos (Habitur Turespaña). En general, los turistas están plenamente satisfechos de todos los aspectos que tienen relación con su viaje.
Su satisfacción no afecta tan solo a la gastronomía sino también al alojamiento, el entorno turístico (belleza, tranquilidad, seguridad, limpieza, etc.), el uso de transportes en destino (tren, bus, taxi, etc.) y las infraestructuras (carreteras, telecomunicaciones, aeropuertos, etc.). Todos ellos se mueven en torno a 8 puntos sobre 10.
Decía el gran escritor norteamericano John dos Passos que “como todas las drogas, viajar requiere un aumento constante de las dosis”. Yo añadiría que, sobre todo, si incluimos las dosis adecuadas de los mejores ingredientes gastronómicos locales. Y así, también, lo entienden quienes nos visitan.



Publicado en El Imparcial (3/03/2016)


[< Volver]